Jacana Jacana

CON PROYECTO TITÍ

Trabajamos con la Fundación Proyecto Tití en los municipios de Santa Catalina y Luruaco, en el departamento de Bolivar. Con nuestros libros pedagógicos aprendimos muchas canciones sobre el Bosque Seco, y la biodiversidad tropical que es el hogar del hermosos Tití Cabeciblanco.

Trabajamos con la Fundación Proyecto Tití en los municipios de Santa Catalina y Luruaco, en el departamento de Bolivar. Con nuestros libros pedagógicos aprendimos muchas canciones sobre el Bosque Seco, y la biodiversidad tropical que es el hogar del hermoso Tití Cabeciblanco.

Llego el día de cantar todos juntos las canciones de la cartilla Jacana jacana en el nuevo Ecoparque en el corregimiento de Los Límites ubicado justamente en zona limítrofe entre el departamento de Bolívar  y el de Atlántico.

Niñas, niños y jóvenes de Santa Catalina y Luruaco,  unos 40 en total, cantaron para sus padres y demás miembros de la comunidad presentes un repertorio dedicado a la naturaleza, a los ecosistemas de esta región y las especies de fauna y flora que los habitan. Un tributo al invaluable tesoro que representa la naturaleza que nos rodea.

El Tití cabeciblanco, El caracolí, los insectos, El matarratón, Los reptiles, El bosque seco tropical, El bosque húmedo, las ciénagas, los manglares, entre otros, fueron los grandes homenajeados en esta mañana.

Algunos padres se sorprendieron al ver a  varios de los niños más inquietos y traviesos de su comunidad cantando y participando atentamente en esta actividad.

Estos niños participaron en el proceso de leer y aprender las letras de las 11 canciones de la cartilla Jacana jacana.

El tema de cada canción y las especies que en ellas se mencionan fueron incentivando  a las niñas y niños a contarnos lo que saben sobre su entorno natural, hablamos con ellos sobre el respeto por la naturaleza, el cuidado del medio ambiente y el buen manejo de los recursos naturales.

Dimos inicio a los talleres en el colegio de Santa Catalina.

Las sesiónes comienzan  con  una relajación y un estiramiento. Enseguida hacemos ejercicios rítmico motrices en los cuales se lleva el ritmo con los pies como paso fundamental y con la voz y las palmas se marcan y acentúan diferentes golpes. Esta rutina nos ayuda a concentrarnos y a ser mas conscientes de nuestro pulso interno.

El desarrollo musical es interno. La voz es nuestro instrumento principal. Los fonemas nos ayudan a ubicarnos en el espacio temporal.

“TA”      “KI”

“GA”          “MA”         “ LA”

“”TA”      “KE”      “TI”        “NA”

Patrones binarios y ternarios

Manos y pies empiezan a interactuar de manera ordenada generando patrones rítmicos.

Luego comenzamos nuestras charlas sobre la naturaleza y la biodiversidad:

“saben que es el matarratón?”

“Es un árbol”

“¿Quien sabe para que sirve este árbol?”

“ Es un árbol que sirve para curarte cuando estas enfermo!!!!”

“Es bueno para cuando tienes fiebre”

“alivia la rasquiña cuando tienes sarampión”

“sirve para hacer una cerca viva! Para dar sombra! Una ramita en la cabeza te ayuda a refrescar! sirve pos niños se van animando a participar cada vez más espontáneamente.

“¿qué Reptiles conocen?”

“las culebras!!”

“las iguanas!!!”

“¿ Acaso son mamíferos???”

“nooo! Ellos Ponen huevos!!!”

“Siii,  son ovíparos!!”

Hablamos de la importante labor que cumplen las diferentes especies de  fauna y flora dentro de su hábitat y la relación directa que tenemos con ellas.

El Caracolí cuida las cuencas, La ceibas blancas albergan familias de monos aulladores, los insectos Polinizan, los reptiles y los felinos ayudan a regular plagas, Las plagas arruinan cosechas….

Los primeros talleres se enfocaron en estimular la consciencia ambiental en los participantes.

Los niños escogían una página para colorear en la cartilla que les tocaba a cada sesión y al final la firmaban y nos la regresaban. Siempre les tocaba una cartilla diferente. Al final de todo el proceso cada uno de ellos conservó una cartilla en la que habían dibujado y coloreado varios de sus compañeritos. Una cartilla dibujada y coloreada colectivamente.

Dábamos siempre una pasada completa al repertorio que cantaríamos al final del proceso. Al final repetíamos las canciones que más les gustaban. Repetíamos a veces todo el repertorio. Ellos expresaban su predilección por unas y otras canciones.

Montar un repertorio de canciones toma trabajo y constancia.

Para finalizar tocábamos un rato con los instrumentos que llevábamos para las  sesiones. Tocamos algunos golpes tradicionales con los tambores.  En otro espacio aparte niñas y niños exploraban por turnos el cuatro y la guitarra.

ara mejorar la tierra maltratada!……”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *